Igooh La libertad de expresarte a tu manera
¿Olvidaste tu contraseña?
¿Querés escribir en Igooh?  ¡Registrate Ahora!
X ¿Tu primera vez aquí? Visita el ¡Código de Honor Igooh!
Por favor ingresa o registrate ahora para votar.
(click para cerrar)
Igooh | Fotografía
<% = this.NotaMostrar.NombreUsuario %>
maya | 07/08/2008 | 17:31 hs

Achacachi, la tierra de los Ponchos Rojos

Comparto con ustedes un gran trabajo fotográfico de Nicolas Pousthomis, que retrata a un grupo de las milicias Aymaras que habitan el altiplano de Bolivia.

Tags: aymaras, altiplano, bolivia, fotos, imágenes, nicolas pousthomis, sub, cooperativa de fotógrafos
1 votos
       2 comentarios

(Nicolas Pousthomis)

Desde la municipalidad se reivindica los ponchos rojos y legitima su existencia. La presencia del presidente Evo Morales en Achacachi y el apoyo ofrecido como guardia de honor en los actos del MAS genera sin embargo controversia en el Pueblo. Hay quienes, como Felipe Quispe, uno de los primeros organizadores de los Ponchos Rojos, que hablan de tergiversación y uso de la mística que generan.

El poncho rojo es una prenda sagrada, pero también el nombre que reciben las milicias Aymaras que habitan el altiplano de Bolivia. Portadores de misterios y tradiciones milenarias, los reservistas indígenas se organizan en comunidades tradicionales (Ayllu) y tienen su centro en Achacachi, un pueblo emplazado a orillas del lago Titi Caca, a 93 kilómetros de La Paz y a 3800 metros sobre el nivel del mar. Los milicianos que se enrolan en los Ponchos Rojos reciben entrenamiento tanto en técnicas militares modernas como tradicionales. En ese entrenamiento deben pasar pruebas como atravesar un campo lleno de humo conteniendo la respiración por varios minutos, atrapar a un zorro o subir al trote hasta la cima de una montaña. Sus armas predilectas son viejos fusiles Mauser de la guerra del Chaco, látigos de cuero y hondas, pero también pueden utilizar pócimas secretas para dormir a sus oponentes. La tradición –y el miedo- dice que los Achacacheños en guerra son capaces de beber la sangre de sus contrincantes. Durante el 2003 cobraron protagonismo en la caída del presidente Sanchez de Losada. En los enfrentamientos, gritar "achacacheño" era una forma de amedrentar a los soldados del ejército. En Enero del 2006 volvieron a aparecer en público, esta vez para desfilar durante la ceremonia que invistió a Evo Morales como presidente. Los Ponchos Rojos, como no podía ser de otra forma, estaban a cargo de su seguridad.

Fotos: Nicolas Pousthomis para SUB, cooperativa de fotógrafos

Ver la galería completa haciendo clic aquí

Contactos:
SUB (cooperativa de fotográfos)
info@sub.coop
Tel. Buenos Aires: 54 11 4983-4012
Móvil: 15 59 88 99 74



¿Te gustó esta nota? ¡Guardala en tus favoritos y compartila con tus amigos!

MeneameMeneame FresquiFresqui EnchilameEnchilame CopadaCopada GoogleGoogle YahooYahoo
FacebookFacebook TwitterTwitter MySpaceMySpace TechnoratiTechnorati FresquiDelicious

1 - cachuso el 07/08/2008

interesante dato
le corresponde a la etnia aymara ser vanguardia , de las tribus originarias
y que recobren su hegemoniay respeto
gracias

2 - CHIRIWANO el 09/08/2008

LA HISTORIA AVANZA, SE SACRIFICO MUCHAS VIDAS, SE PRODUJO GENOCIDIOS POR SIGLOS, LA RAZA AYMARA, KECHUA, SE UNIRA Y DESPERTARA PARA RECUPERAR SUS RIQUEZAS, SUS TIERRAS, SUFICIENTE LOS INQUILINOS SAQUEARON SUS RIQUEZAS.............................AHORA SOMOS MILLONES, YA DESPERTAMOS Y LOS CAMBAS TIEMBLAN..........A NOSOTROS NO, EL GRAN DIA SE ACERCA PARA NUESTROS HIJOS

Agrega Tu Comentario a:

Achacachi, la tierra de los Ponchos Rojos

¡Ingresa o registrate ahora para enviar tu comentario!

 
 
 
  ¿Olvidaste tu contraseña?

¿Recién llegas?

Obtener tu cuenta gratuita en Igooh
toma menos de un minuto.

¡Registrate ahora!

Más comentadas en Fotografía

entre el 09/04/2014 y el 16/04/2014

Igooh

Contactate
Términos y condiciones | Anunciar en Igooh

Acerca de Igooh

Periodismo ciudadano o participativo | Sobre el nombre
A la gente le gusta contar historias | Mi historia

Copyright 2006-2014 Igooh | Todos los derechos reservados