Igooh La libertad de expresarte a tu manera
¿Olvidaste tu contraseña?
¿Querés escribir en Igooh?  ¡Registrate Ahora!
X ¿Tu primera vez aquí? Visita el ¡Código de Honor Igooh!
Por favor ingresa o registrate ahora para votar.
(click para cerrar)
Igooh | Sociedad
<% = this.NotaMostrar.NombreUsuario %>
p_ricardo2008 | 04/12/2008 | 12:19 hs

Discapacidad: nada ha cambiado

Se perpetúa la exclusión de los discapacitados

0 votos
       0 comentarios

Prof. Juan Carlos Sánchez (especial para ARGENPRESS.info)

 

3 de diciembre, un día en el cual las personas con discapacidad deberían

festejar su plena inclusión en materia social, económica y política. Pero ello

no es posible. La continuidad de las violaciones hacia sus Derechos Humanos los

lleva más a protestar que a manifestar su alegría.

Mientras los discursos siguen vacíos de contenido y las acciones perpetúan su

exclusión, este colectivo social continúa buscando los medios para subsistir en

el medio de un neoliberalismo que no perdona el hecho de tener una discapacidad.

Se suceden actos oficiales en donde lo discursivo continúa en pose declamatoria

mientras que el accionar estatal sigue la línea política del no hacer, en plena

consonancia con el paradigma de la inutilidad que, en parte, ha sobrevivido a

los tiempos desde Esparta.

Las causas aún continúan haciendo estragos entre las grandes mayorías. El

flagelo del hambre y la implementación de políticas sanitarias focalizadas, tal

como prescribe el Banco Mundial, cuya praxis preventiva está centrada en el fin

último del clientelismo político, impiden prevenir numerosas patologías

discapacitantes en nuestro país.

La pobreza y la indigencia, provocadas por la desocupación y la ausencia de

oportunidades laborales para los jefes y jefas de familia, originadas en las

políticas neoliberales que nos acompañan desde la dictadura militar, constituyen

la causa eficiente de la discapacidad junto a los accidentes viales y laborales,

la contaminación ambiental y las secuelas derivadas de tragedias, como las de

Cromagnon y las provocadas por genocidas y represores a los sobrevivientes del

horror de un pasado reciente que aún nos acompaña a todas y a todos.

Sus consecuencias afectan a un 10% de la población argentina; muchas y muchos de

ellos, ni siquiera poseen el Certificado Nacional o Provincial de Discapacidad,

documento que acredita la condición de persona con discapacidad y que permite

acceder a los derechos establecidos por las Leyes Nacionales Nº 22.431 y 24.901,

y sus modificatorias y complementarias, con el objeto de alcanzar una vida digna

y en plena autonomía.

Por otro lado, los Derechos Humanos de las Personas con Discapacidad continúan

siendo violados sistemáticamente gracias a la invisibilización existente en la

sociedad y en el Estado, cualquiera sea su jurisdicción. Sin embargo, a ello

también contribuye el desconocimiento de esta categoría de derechos por gran

parte de un colectivo que se encuentra en un estado de vulnerabilidad absoluta,

debido a la ausencia de oportunidades laborales para su subsistencia, las

barreras arquitectónicas y comunicacionales que obstaculizan su formación y la

atención sanitaria que demandan sus patologías. Sin dudas, nos encontramos ante

la falta de conciencia acerca de su condición de sujeto de derecho, lo cual

incrementa sustancialmente la comisión de la violación de estos derechos tan

simples como humanos.

Las políticas estatales, pese al reconocimiento de derechos iniciado en 1981,

durante el horror de las desapariciones y las torturas del período 1976 – 1983,

cuya gran paradoja es el secuestro y asesinato de José Poblete, persona con

discapacidad motriz y militante de los derechos de las personas con discapacidad

durante la década del `70, han seguido el derrotero del incumplimiento

sistemático en todos los órdenes. Solamente aquellas y aquellos cuyas familias

poseían, y poseen, los medios económicos para la defensa de sus derechos

vulnerados pudieron, y pueden, hacer frente a los desatinos del poder con la

finalidad de cercenar su derecho a una vida con dignidad y con autonomía para

autovalerse por sí mismo.

La década de los `90, con la impronta de los organismos multilaterales de

crédito, dejó la herencia de los planes focalizados, los cuales se limitaron a

la atención de patologías en particular mediante programas destinados a ellas.

Por otra parte, aún hoy, nos encontramos con algunas que todavía no han recibido

un mínimo reconocimiento oficial como la Hepatitis C y la reclamada por los

celíacos, cuyos afectados siguen reclamando por ello a las autoridades

nacionales.

Nada ha cambiado. Todo sigue igual. El paradigma de la inutilidad y el paradigma

médico aún continúan operando sustantivamente en la acción estatal y social,

junto al proceso de invisibilización, lo cual impide la concreción de proyectos

de vida a los integrantes de un colectivo sistemáticamente excluído del banquete

social.

Tanto el Estado Nacional como el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, al igual

que muchos gobiernos provinciales, continúan retaceando el acceso al empleo

público en forma significativa para estimular el autoempleo, en forma

mayoritaria, a través de diversos programas. Dicha estimulación no contribuye a

la construcción de un proyecto de vida, si tenemos en cuenta la escasa

escolarización, causada por el desconocimiento de sus progenitores como también

por la desidia e inacción estatal, la que no puede ser remediada mediante cursos

de capacitación a tal efecto. Por otra parte, la incorporación a las plantas de

personal estatal, a pesar de su obligatoriedad establecida por la Ley Nacional

Nº 25.689, aún no reglamentada y por la Ley de la Ciudad Nº 1.502, la cual no

contempla a los estatutos particulares vigentes en los ámbitos sanitarios y

educativos porteños, es un sueño para pocas y para pocos, para las y los

privilegiados que tienen la mirada de un dirigente o puntero político antes que

la verdadera valoración de sus habilidades y capacidades.

Hoy, las personas con discapacidad en la Argentina continúan siendo invisibles

para muchas y muchos. Desde lo estatal a lo social, no existe una solución

concreta a sus problemáticas más urgentes y solamente se trata de mostrar una

faceta artística, antes que la protección y promoción que ellas merecen.

Solamente un cambio paradigmático desde la sociedad y el Estado permitirán hacer

realidad los sueños de muchas y muchos que ansían vivir en forma autónoma y con

un proyecto de vida. Ello se producirá cuando la plutocracia comprenda que su

inclusión en lo político, económico y social produce más beneficios que el

actual esquema, pues sus aportes como personas útiles para la vida y el trabajo

permitirán su sustento como también la atención de sus necesidades

insatisfechas. Desde luego, también cuando cambie la mirada de una sociedad que

soslaya a un colectivo, sin tener en cuenta sus particulares circunstancias y la

posibilidad que, en algún momento de la vida de sus integrantes, pueden adquirir

alguna patología que los lleve a esta tragedia tan invisible como evitable.

Es hora de comenzar a cambiar la mirada hacia la discapacidad. Desde lo social,

contribuyendo a la inclusión en los más diversos ámbitos, como clubes y

asociaciones; desde lo económico, permitiendo su paulatina incorporación al

mercado laboral de la mano de una política estatal que la aliente, junto a un

Estado que cumpla con sus obligaciones porque, bien sabemos, es el ejemplo que

sigue el empresariado y desde lo político, comenzando a reconocer su

participación efectiva en la cosa pública.

Será cuestión de comenzar a construirla, partiendo desde lo cotidiano y llegando

a lo institucional, mediante la implementación de políticas públicas que

promuevan la participación efectiva de las personas con discapacidad y no,

solamente mediante marchas y maratones que solamente sirven para beneficio de

una dirigencia aliada a la plutocracia. De igual modo, la protección efectiva

por parte del Estado y la paulatina concientización del colectivo permitirán

allanar el camino hacia una sociedad más justa para poder decir lo contrario que

el título de esta nota.



Discapacidad: nada ha cambiado fue publicada por p_ricardo2008 el 04/12/2008 a las 12.19 en Sociedad. Y ha recibido 0 comentarios.

¿Te gustó esta nota? ¡Guardala en tus favoritos y compartila con tus amigos!

MeneameMeneame FresquiFresqui EnchilameEnchilame CopadaCopada GoogleGoogle YahooYahoo
FacebookFacebook TwitterTwitter MySpaceMySpace TechnoratiTechnorati FresquiDelicious

Agrega Tu Comentario a:

Discapacidad: nada ha cambiado

¡Ingresa o registrate ahora para enviar tu comentario!

 
 
 
  ¿Olvidaste tu contraseña?

¿Recién llegas?

Obtener tu cuenta gratuita en Igooh
toma menos de un minuto.

¡Registrate ahora!

Más comentadas en Sociedad

entre el 16/04/2014 y el 23/04/2014

Igooh

Contactate
Términos y condiciones | Anunciar en Igooh

Acerca de Igooh

Periodismo ciudadano o participativo | Sobre el nombre
A la gente le gusta contar historias | Mi historia

Copyright 2006-2014 Igooh | Todos los derechos reservados